Saltar al contenido
Cuentos de Dhanae

El GATO con BOTAS | Cuentos infantiles

junio 17, 2018
Cuentos clásicos infantiles

Cuentos infantiles clásicos: El gato con botas

Cuentos  infantiles clásicos escritos e ilustrados : El gato con botas

En una granja vivía un viejecito muy mayor. En sus últimos días repartió la herencia entre sus tres hijos.

Al mayor le dio la granja, que era la principal fuente de ingresos de la familia.
Al mediano le dejó el burro, el único medio que tenían para transportar la mercancía.
Y al pequeño… le dejó el gato, un gato muy juguetón que se pasaba el día cazando ratones.

El pequeño al ver la suerte de sus hermanos entristeció pues que podría conseguir él con un gato?
Pero el gato no era un gato común, y escuchó la queja de su amo.

El gato con botas
El gato vestido con sus nuevas ropas

– !No te preocupes. Dame unas botas, un sombrero y una bolsa y conseguiremos todo lo que necesitemos.”

El chico no estaba muy convencido, pero vio al gato muy seguro de si mismo. “¿Qué podría perder?”

El felino se puso sus nuevas ropas y partieron en busca de una nueva vida.

Pasaron los días viajando de camino en camino, hasta que se encontraron en las tierras de un rey muy amable y glotón.

El gato puso en práctica sus habilidades de caza, se adentró en el bosque, colocó la comida que les quedaba en la bolsa y esperó.

Al salir del bosque había cazado tres perdices, una la guardó para ellos y con las otras dos se dirigió al castillo del rey.

Cuentos infantiles clásicos
El gato con botas le da la ofrenda al rey

Cuando le dieron audiencia…
– “Majestad, le traigo estas perdices como regalo, de parte del marqués de Carabas.”
El rey agradecido, le dio unas monedas de oro.

Y así pasaron las semanas, todo lo que cazaba se lo ofrecía al rey en nombre del marqués.
Un día, el gato escuchó que el rey y su hija iban a dar un paseo por el río.

– “Este es el momento señor” – decía el felino – “haga exactamente lo que le diga y todo saldrá bien”

Cuando el carruaje del rey se acercaba, el gato gritó mientras corría:

– “Ayuda, ayuda! al marqués de Carabas le han robado la ropa mientras nadaba en el río y ahora no puede salir!”

El rey al escuchar el nombre del marqués sintió curiosidad por conocer al hombre que tan buenas presas le ofreció. Así que le puso ropas reales, lo subió al carruaje y siguió el paseo con el marqués a su lado.

El gato fue indicándoles el camino hacía el castillo del marqués.

Cuando se acercaron a un campo de maíz el gato les adelantó y habló con los campesinos:
– “Cuando el rey os pregunte de quien son estas tierras decid que son del marques de Carabas, si no os hará picadillo!”

Al pasar el carruaje el rey quedó encantado con la vista del campo, con curiosidad preguntó a los campesinos:
– “De quién son estas tierras?”
– “Majestad, estas tierras son del marques de Carabas” – dijeron al unísono.

El rey cada vez estaba más impresionado con el marqués, y a juzgar por la sonrisa que tenía la princesa, ella también lo estaba

Fueron pasando por más campos y todos ellos, aseguraban los campesinos, eran del marqués de Carabas.
Cuando el castillo asomó a lo lejos el gato se volvió a adelantar. Había escuchado rumores de que el castillo pertenecía a un enorme ogro con poderes mágicos.

Cuentos infantiles clásicos
El gato con botas hace una visita al ogro

Cuando llegó al trono:
– “Oh gran señor! corren muchos rumores sobre usted, dicen que es tan poderoso que puede transformarse en león!”
– “Por supuesto” – dijo el ogro orgulloso y contento por los halagos, complació al visitante y se transformó en un temible león.

El gato aplaudió.

– “Y puede transformarse en un ratón pequeñito?”

El ogro, con una sonrisa de satisfacción, se convirtió en un ratón pequeñito.
Entonces el gato, rápido y veloz, cogió al ratón y se lo comió.

Poco después, el carruaje del rey llegó y las puertas estaban abiertas para recibirles.
El rey después de ver lo que ofrecía el marqués decidió que era el mejor pretendiente para su hija.

Y así, es como el hermano pequeño se casó con la princesa y no tuvo que volver a preocuparse del dinero o la comida, pues se convirtió en un gran rey, siempre acompañado por su fiel consejero, el gato con botas, que ya solo persiguió ratones por diversión.

Cuentos infantiles clásicos
Y vivieron felices para siempre

Fin

Vídeo cuentos infantiles clásicos: El gato con botas en Youtube

error: Content is protected !!