Saltar al contenido
Cuentos de Dhanae

El PATITO FEO cuento corto | Cuentos infantiles

julio 15, 2018
Cuento infantil clásico

Cuentos infantiles clásicos: El patito feo

Cuentos  infantiles clásicos escritos e ilustrados : El patito feo

Al lado de una granja había un pequeño lago y en el vivía una mamá pata, bueno futura mamá, pues se encontraba dando calor a sus bebés que aún estaban dentro del cascarón.
Pero no les quedaba mucho, algunas grietas habían aparecido en algunos.

Pasaron los días y todos los patitos habían nacido, todos menos uno, que curiosamente era el huevo más grande de todos.
La mamá comenzó a preocuparse y los amigos de la granja no ayudaban… le decían que era un huevo muy grande y diferente a los demás.

– Eso no es un huevo de pato, es un huevo de pavo!!! – se mofaban los animales.

Cuentos clásicos infantiles
El patito feo sale del cascarón

Pero ella no perdió la esperanza y siguió dándole calor, hasta que un día el cascarón se rompió.
Todos sus hermanos le miraron sorprendidos y extrañados.
– Mamá es muy diferente a nosotros!
– Mamá, es muy feo!
La mamá le quitó importancia e intentó hacer como si nada, pero el patito si que era diferente, era más grande y más alto, su color era más apagado y oscuro.

Iban pasando los días y la situación solo empeoró, los hermanitos se metían con él.
– Feo, feo eres muy feo! – le decían
A las burlas se unieron los amigos de la granja, y la presión no hizo más que aumentar afectando a la mamá que ya no se acercaba tanto a su hijo.

El patito preocupado por su madre decidió marcharse en busca de un lugar con amigos que le quisieran.

Pasaron los días. Atravesó montañas y ríos, caminos y bosques hasta que encontró otra granja.
Tenía mucha hambre así que se acercó a comer.
Después de la comilona estaba tan agotado que se dejó caer en un montón de paja para descansar.

Cuentos infantiles clásicos
El patito feo sale corriendo

Al despertar, pensó que había encontrado por fin un hogar pero cuando se estaba acercando a los otros animales… un gritó y el sonido de un disparo lo asustó.
Al ver que el cazador le apuntaba a él salió corriendo.

Corrió y corrió y no miró atrás.
Corrió tanto que sin darse cuenta el otoño pasó y unos copitos de nieve comenzaron a caer.

El invierno había llegado, y no veía ningún sitio donde quedarse.
Estaba tiritando y helado de frío cuando un gruñido lo dejo en el sitio.

– ¿Dónde vas poyuelo?

Al girarse vio un enorme oso, pero sorprendentemente, en vez de comérselo le ofreció compartir refugio hasta que pasara el invierno.
El patito feo se alegró pues el oso tenía reservas de comida suficiente para diez osos, era muy calentito y por encima de todo era muy amable con él.
Pasaron un invierno muy tranquilo y lleno de lujos en la cueva que el oso preparó.

Cuando el hielo comenzó a deshacerse el oso recogió sus cosas y se despidió.
Le dijo que si lo llevaba con él seguramente se lo acabarían comiendo porque él era un oso viajero.

El patito entristeció pues comenzó a pensar que sus hermanos tenían razón, que era feo y torpe y sus ojos se llenaron de lágrimas.

Caminó y caminó sin saber que hacer o adonde ir.
Iba tan distraído que chocó con alguien.

– Perdón – dijo mientras continuaba su camino.
– ¿Qué te pasa pequeño?
Al levantar la mirada se quedó sin palabras delante de él se encontraba el cisne más bonito de todos.
– ¡Quédate con nosotros! – le ofreció el cisne
¿Queeeeeé?! – se preguntó el patito feo, como se iba a quedar con unas aves tan bonitas un patito tan feo y torpe como él?
– ¿Pero qué dices? si eres como nosotros!

Cuentos infantiles clásicos
El patito feo vivió feliz con su nueva familia

El cisne al ver que el patito feo se quedó quieto y sin habla, lo empujó hacia el estanque donde estaban los otros cisnes.
Sorprendido quedó al ver su reflejo pues aquel patito desapareció y ahora solo veía un bonito cisne devolverle la mirada.
Y así es como el patito feo se convirtió en un bonito cisne y vivió feliz con su nueva familia.

Vídeo cuentos infantiles clásicos: El patito feo en Youtube

error: Content is protected !!