Saltar al contenido
Cuentos de Dhanae

La CAPERUCITA ROJA y el LOBO feroz

julio 25, 2018
Cuento infantil clásico

Cuento infantil clásico: La caperucita roja y el lobo feroz

Cuento infantil clásico escrito e ilustrado : La caperucita roja y el lobo feroz

En una casita al lado del bosque vivía una niña con su madre.
Era una niña muy buena a la cual su abuela quería muchísimo y siempre estaba regalándole cosas, su último regalo fue una capa roja.
A la niña le gustó tanto que nunca salía de casa sin ella y al final todos acabaron llamándole caperucita roja.

Un día la mamá preparó una cesta con sopa, frutas y pan, y le pidió que lo llevara a casa de la abuelita que había enfermado y en camita se encontraba.

Caperucita, contenta de ayudar a su madre y su abuela, se preparó para el viaje, antes de partir… la mamá le dijo:
– “No te adentres en el bosque, ve por el camino que lo rodea, es un poco más largo pero más seguro. Ve con cuidado!” – Despidió a su hija.

Caperucita partió de casa con la capa roja y la cesta en el brazo.

Poco despues de salir de casa encontró muchas flores y pensó que alegrarían a su abuela, así que se puso a recogerlas para darselas con la cesta de comida.
Sin darse cuenta, el tiempo paso muy rápido y ya era tarde, ató las flores que había cogido y siguió su camino.
Cuando llegó a la separación de caminos, en vez de tomar el camino largo que le aconsejó su madre, se paró a pensar…

Cuento infantil clásico
Caperucita se adentra en el bosque

– “Ya es tarde, si voy por el camino largo, para llegar al otro lado del bosque, cuando vuelva a casa ya será de noche…
Mejor voy a casa de la abuelita por el camino corto y así tendrá para comer calentito!”

Con este pensamiento se adentro en el bosque para llegar más rápido. Tan distraída estaba que no se dio cuenta que un lobo hambriento acechaba en el bosque y escuchó todo lo que decía.
Rápido y veloz, el lobo adelantó a caperucita y llamó a la puerta de casa de la abuela…

– “¿Quién es?” – preguntó la abuelita
– “Soy yo abuelita” – dijo el lobo fingiendo la voz de caperucita
– “Ay mi niña no me puedo levantar, entra que la puerta esta abierta”

El lobo abrió la puerta. Antes de que la abuelita le diera tiempo de reaccionar, el lobo la ató y la encerró en el armario, pues quería darse un gran festín con las dos.
Cogió ropas de la abuela y se tumbó en la cama a la espera de caperucita.

Unos minutos después…

Cuento infantil clásico
Caperucita llega a casa de la abuelita

(TOC TOC)
– “¿Quién es?” – dijo el lobo fingiendo la voz de la abuelita
– “Soy yo abuelita, caperucita”
– “Entra cariño, la puerta está abierta!”
– “Hola abuelita, traigo sopa que mamá ha hecho, aún está calentita”- decía caperucita mientras dejaba la cesta en la mesa.

Cuando se acercó a la abuelita, la vio un poco diferente…

– “¡Abuelita, que ojos más grandes tienes!”
– “Si, hija mía, son para verte mejor”- respondió el lobo

Cuento infantil clásico
Caperucita ve diferente a la abuelita

– “¡ Abuelita, qué orejas más grandes tienes!”
– “Claro, cariño, son para oírte mejor…”
– “Pero abuelita… ¡ qué dientes más grandes dientes!”
– “¡¡ Son para comerte mejorrr!!” – dijo el lobo mientras se arrojaba sobre caperucita

Pero de lo que ninguno se dio cuenta, ni siquiera el lobo, era había un cazador en la zona.
Desde que vio como el lobo entraba en la casa esperó cerquita, así que cuando caperucita gritó el cazador disparó al aire e hizo que el lobo, asustado, saliera despavorido hacía el bosque.

Mientras el cazador ayudaba a caperucita, escucharon ruido en el armario, algo temerosos se acercaron.
Al ver quien había encerrado corrieron para ayudar a la abuelita, que afortunadamente estaba sana y salva.
En agradecimiento, caperucita regaló el ramo de flores al cazador por haberlas salvado.

De vuelta a casa, caperucita fue por el camino más largo, que aunque llegó más tarde, pudo llegar sana y salva…

Desde ese momento, prometió siempre hacer caso a su madre.

Fin

Vídeo cuento infantil clásico: La caperucita roja y el lobo feroz en Youtube

error: Content is protected !!