Saltar al contenido
Cuentos de Dhanae

Los TRES CERDITOS y el LOBO feroz

junio 10, 2018
los tres cerditos y el lobo feroz

Cuentos infantiles clásicos: los tres cerditos y el lobo feroz

 

Cuentos infantiles clásicos escritos e ilustrados : Los tres cerditos y el lobo feroz.

En un bosque perdido entre esta montaña y aquella, vivían tres cerditos, el pequeño, el mediano y el mayor.

Un día un lobo comenzó a acecharles con ojos hambrientos.
Los cerditos asustados, comenzaron a dar brincos con tanta suerte que el pequeño saltó sobre una piedra que fue a parar en la cabeza del lobo.

los tres cerditos y el lobo feroz
Estos son los 3 cerditos.
El hermano pequeño, el mediano y el mayor.

El lobo sorprendido y algo asustado decidió dejarlos tranquilos. Pero fue volviendo día tras día.

El hermano mayor les dijo que tenían que hacerse una casa para esconderse, pues el lobo cada vez se acercaba más.
Los tres estuvieron de acuerdo, pero no acababan de decidirse en que material usar.

Cerdito casa de paja
El hermano pequeño se hizo la casa de paja.

Al final optaron por hacerse cada uno su casa.

El pequeño tenía muchas ganas de jugar por lo que hizo la casa de paja. Acabó rápido y empezó a dar vueltas por el campo.

El mediano vio lo bien que se lo estaba pasando el pequeño así que decidió hacer la casa de madera, era más resistente que la de paja, pero rápida de construir para poder irse a jugar lo antes posible.

El mayor decidió hacerla de ladrillo, mucho más resistente que la de sus hermanos pero mucho más lenta de construir.
Decidió hacer una chimenea para calentarse en invierno.
Cuando vieron al lobo acercarse, cada uno se metió en su casita.

Lobo feroz bufa casa de madera
El lobo feroz bufa y bufa hasta que la casa de madera de cayó.

El primero en recibir la visita fue el pequeño.
Por mucho que el lobo insistía, el cerdito se negaba a abrir.
Entonces el lobo bufó y bufó hasta que la casa se derrumbó.

El pequeñito fue corriendo con el lobo pisándole los talones hasta la casa del mediano.
El lobo volvió a pedir que le dejaran entrar. Como se negaron, volvió a bufar y bufar hasta que la casa cayó.
Asustados los dos fueron corriendo hasta la casa del mayor.

Y esta vez aunque el lobo bufó y bufó, ni un ladrillo se movió.
Después del ejercicio y de tanto bufar el lobo tenía muchíííísima hambre.

Miró la casa y vio la chimenea.
Decidido, comenzó a trepar hasta llegar al agujero del tejado. El cerdito mayor vio las intenciones del lobo y preparó un enorme caldero con agua caliente.
Cuando el lobo bajó, cayó en el agua hirviendo, se quemó tanto que de un salto salió disparado de la casa y nunca más se le volvió a ver.
Y así, los cerditos, vivieron felices para siempre.

Los tres cerditos viven felices
El lobo feroz se quemó y salió disparado.
Y los tres cerditos vivieron felices.

 Vídeo cuentos infantiles clásicos |  Los tres cerditos y el lobo feroz en youtube.

error: Content is protected !!