Saltar al contenido
Cuentos de Dhanae

El guardián del BOSQUE (las estaciones del año)

julio 8, 2018
cuentos infantiles cortos

Cuentos infantiles cortos: El guardián del bosque

Cuentos infantiles cortos escritos e ilustrados: El guardián del bosque

 

Arriba de la montaña, en lo más alto, tan alto que casi se podía tocar las nubes, vivía el guardián del bosque.

Era nuevo en aquella montaña pero sabía que tenía que vigilar todo lo que estaba a su alrededor.
De vez en cuando se agotaba y echaba una cabezadita. Otras veces, sucedían tantas cosas a la vez, que de querer verlo todo le entraban pequeños mareos, nada que una siestecilla no solucionara.

cuentos infantiles cortos

Y así pasaban los días, hasta que llegó el verano.

Hacía mucho calor y el sol calentaba todo lo que iluminaba. La suerte que tenía el guardián era que allí arriba se estaba fresquito gracias a la brisa que hacía.
Las vistas eran preciosas, un verde colorido y unos árboles frondosos era lo que más se veía.
Todo relucía con los rayos del sol.

Los días pasaban y los verdes brillantes se apagaron dando paso a los naranjas, rojos y amarillos.
El otoño había llegado.

Cuentos infantiles cortos

Pero la vista no desagradó al guardián. El colorido era muy bonito y la temperatura era más cómoda.

“Si, señor, el otoño era una buena estación!”

Pasaron los días y el guardián estaba tan a gusto , que las siestas aumentaron de forma considerable.

Un día, al despertarse de la siesta, algo frío y mojado le cayó. Levantó la mirada y todos los colores se habían ido.
Los árboles se habían vuelto negruzcos y delgados, pues ninguna hoja cubría sus ramas, el verde brillante era oscuro, y mirase donde mirase, todo tenía una capa blanca de eso frío y mojado que le había caído.

Cuentos infantiles cortos

El invierno había llegado.

Hacía mucho frío, y cada vez tenía más sueño. Se despertaba de vez en cuando para comprobar que todo seguía en orden, pero luego se volvía a dormir.

(Silbido)
“Qué es eso?” – se preguntó el guardián

Al abrir los ojos toda la capa blanca desapareció y el verde brillante volvía a aparecer.
Los animalitos salían de sus escondites y los pájaros comenzaban a cantar.
La primavera había llegado.

Era la época que más gustaba al guardián, y se notaba, ya que sus siestas se redujeron mucho, incluso se despertaba por la noche a vigilar, animado por el ambiente alegre.

Y así pasaron los años, vigilando de estación en estación, unas más y otras menos…
!Click¡ (todo quedó a oscuras)

Cuentos infantiles cortos
– Mamá! Dame una moneda, que se ha apagado!
!Click¡
Y el guardián siguió vigilando…

Vídeo cuentos infantiles cortos: El guardián del bosque en Youtube

error: Content is protected !!