Saltar al contenido
Cuentos de Dhanae

La FLOR de los DESEOS

agosto 20, 2018
Cuentos para dormir

Cuentos para dormir | Cuentos de fantasía inventados | La flor de los deseos

Era un día como otro cualquiera, y Ary iba a salir de compras con su hermana mayor. Iban paseando por las calles del pueblo hasta llegar al mercado.
Al llegar a la pescadería, Ary esperó a su hermana fuera, pues no le gustaba el olor a pescado.

Estaba distraída jugando con una piedrecita, cuando un movimiento llamó su atención.
Era un gato blanco.

Cuentos de fantasía inventados
En el mercado Ary ve un gato blanco

Atraída por el bonito gato, se alejó de la tienda y comenzó a seguirlo, girando de una calle a otra, como si de un laberinto se tratase. Entonces el gato se metió en una casa y desapareció de su vista.

Cuando Ary miró a su alrededor, no reconoció lo que veía, y por mucho que llamase a su hermana nadie venía.
Intentó volver sobre sus pasos pero no recordaba por donde había llegado.

Triste, se dejó caer al suelo y se hizo un ovillo esperando que fuese una pesadilla. Unas cálidas lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.

Entonces un cascabel sonó y una niebla cálida la rodeo.
– “Hola pequeña, por que lloras?”

Cuentos para dormir
La abuelita le indica el camino

Ary miró hacía la voz con esperanza. Cuando quitó sus lágrimas vió como una abuelita le devolvía la mirada.
– “Estaba con mi hermana… seguí a un gato…. y ahora no encuentro el camino…”
– “Qué es lo que quieres pequeña?”
– “Quiero volver con mi hermana”
– “Dice la leyenda que si subes a la montaña más alta del pueblo encontraras la tierra de los deseos. Una tierra donde cada uno de nosotros tienes una flor de los deseos esperándole.
Toma esto, te ayudará a encontrar el camino.”

La abuelita le tendió un pequeño frasco amarillo.
Ary se lo tomó y con nueva esperanza se fue corriendo hacia donde le señaló la anciana.

Corrió y corrió, dando vueltas por las calles acercándose cada vez más a su destino.
No sabía cómo, pero sabía que camino tenía que seguir, parecía que la abuelita le guiaba, pues una niebla amarilla le indicaba el camino.

Siguió corriendo hasta llegar a los pies de la montaña.
Casi sin aliento, comenzó a subir el camino, pero la niebla no dejó su lado, la acompañó hasta que un enorme claro apareció delante de ella.

La tierra de los deseos.

La anciana le dijo que cada uno tenía su flor, pero como sabría cual era la suya?
Caminó entre las flores, con cuidado de no hacerles daño.

Caminó y caminó, pero no había nada que le dijera cual tenía que coger.

Entonces recordó la pregunta de la abuela: Qué es lo que quieres, pequeña? – parecía como si la niebla le susurrase.
Ary, cerró los ojos y se concentró en su deseo: Quiero volver con mi hermana!

Cuentos de fantasía inventados
Campo de flores, la tierra de los deseos

El sonido del cascabel volvió a sonar y a lo lejos, en todo aquel campo de flores blancas, una se volvió roja.
Con una enorme sonrisa fue corriendo, cogió la flor y con su deseo en la cabeza bufó.

Los pétalos volaron.

Volaron, se alejaron del claro y desaparecieron de su vista…

– Ary… Ary…, despierta nos vamos a casa

Aún con el efecto del sueño, tardó unos momentos en ver que era su hermana quien la estaba despertando.
Incapaz de contenerse, se lanzó a los brazos de su hermana: – “Me alegro mucho de volver a verte!”
– “Pero que dices Ary, si solo han pasado cinco minutos!”
– “Para mí han sido muchos más – dijo sin soltarla aún.”

Cuando se calmó, fueron juntas de la mano, caminando hacía a casa, la pequeña había encontrado a su hermana…

Un cascabel sonó a lo lejos…

Cuentos para dormir | La flor de los deseos en youtube

error: Content is protected !!